¿Conoces la diferencia entre una carilla y una funda dental?

Estética dental en Madrid

Dentro de las numerosas técnicas de la llamada estética dental en Madrid que practicamos en nuestra clínica para mejorar la sonrisa de nuestros pacientes, están las carillas y las fundas dentales.

Estos dos tratamientos tienden a confundirse y, aunque ambos mejoran notablemente la apariencia de las piezas dentales, poseen objetivos y procedimientos distintos. Te lo contamos a continuación en este post.

¿Qué tienen en común las carillas y las fundas dentales?

Si algo tienen en común las carillas y las fundas dentales es que se han convertido en dos de las técnicas de estética dental en Madrid más efectivas para mejorar el aspecto de la dentadura.

A nivel estético, los resultados que consiguen son similares. De hecho, a simple vista resulta difícil saber si una persona luce carillas o fundas dentales. En cualquier caso, la cuestión es que nos encontramos ante dos tratamientos dentales que ayudan a mejorar la posición, aspecto, color y brillo de los dientes.

¿Y qué aspectos hace que se diferencien?

El titular de nuestro post ya adelanta que, aunque sus resultados puedan ser similares, estamos ante dos técnicas estéticas distintas. Pero ¿en qué aspectos se diferencian?

1.- Persiguen objetivos distintos

Así como las carillas tienen un objetivo puramente estético y quien se somete a este proceso solo pretende mejorar la apariencia de sus piezas dentales, las fundas se usan también para proteger una pieza dañada que ha perdido parte de su tejido dentario.

Lo que ocurre es que las fundas, de la misma forma que cumplen su misión de proteger y restaurar funcionalmente una pieza rota o fisurada, mejoran su aspecto general, contribuyendo a conseguir también una mejora estética.

2.- Siguen diferentes procedimientos

Y el hecho de que tengan objetivos distintos hace que su composición y forma de colocarlas también lo sean.  Las carillas son unas láminas muy finas que no suelen tener más de 1 mm de espesor y que se colocan directamente sobre la capa externa del diente sin ningún paso previo.

Por otro lado, las fundas dentales son más consistentes ya que tienen que recomponer y proteger la pieza dental que las necesita, de ahí que tengan un grosor mayor que suele ser de unos 2 mm. Además, para la colocación de las fundas es necesario trabajar previamente la superficie del diente, limándolo hasta reducir su tamaño y colocar posteriormente la funda encima.

 

Como ves, aunque no deben confundirse, estamos ante dos de los tratamientos de estética dental en Madrid más demandados en nuestra clínica. Con ambos se consiguen excelentes resultados, mejorando notablemente la apariencia de los dientes y creando sonrisas más bellas y armoniosas.

Si tú también quieres lucir unos dientes más blancos y bonitos, o bien tienes alguna pieza saltada o que presenta una pequeña rotura, pídenos cita para que estudiemos tu caso y determinemos cuál de estas soluciones te conviene. En Centro Dental Lavapiés te garantizamos los mejores resultados, ¡compruébalo tú mismo!

optiadminroot
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies