Cinco consejos para que tus retenedores se conserven como nuevos

Ortodoncia invisible en Lavapiés - Retenedores

La mayoría de los pacientes que acuden a nuestra clínica dental se olvidan de que, tras finalizar su tratamiento activo con ortodoncia invisible en Lavapiés, tienen que someterse a una segunda fase igual de importante que la primera: la retención.

Cuando se retiran los aparatos correctores, los dientes tienen cierta movilidad que, si no se controla, puede echar por tierra todo el trabajo logrado hasta entonces. Por eso es necesario que exista una segunda fase orientada a que dientes, encías, fibras, lengua, labios… se adapten a la nueva situación tras la ortodoncia.

Para ello es fundamental la labor de los retenedores, que estamos seguros conoces perfectamente. En este post de lo que nos gustaría hablarte es de lo que debes hacer para conseguir que estos aparatos, diseñados para mantener tus correcciones dentales intactas, se conserven perfectamente a lo largo del tiempo.

1.- Extrema los cuidados al poner y quitar tu aparato retenedor

Como parece que este aparato ya no forma parte de la “ortodoncia de verdad” lo tratamos con menos mimo del que se merece. Tanto al colocarlo como al quitarlo, es fundamental que manipules con mucho cuidado tu retenedor.

Además, estos retenedores están fabricados con materiales flexibles que pueden dañarse con facilidad. Presiona siempre con las llamas de varios dedos para repartir la presión por todo el aparato. No lo retires nunca haciendo palanca con tus uñas porque además de hacerte daño, podrían deformarlo.

2.- Guarda tu retenedor en su caja correspondiente

Con este consejo conseguimos dos cosas: evitar pérdidas y evitar deterioro. Si te acostumbras a dejarlo siempre guardado en su caja, evitarás despistes que pueden hacer que pierdas tu aparato o que lo dejes donde pueda dañarse.

3.- No comas ni bebas con el retenedor puesto

Los retenedores suelen llevarse durante franjas de tiempo más cortas, pero incluso aunque tuvieras que llevarlo durante todo el día, es fundamental que lo retires para ingerir comidas y bebidas. Si no lo haces, corres el riesgo de que se pueda estropear, deformar o teñir, al margen de la suciedad que quedará impregnada en el aparato.

4.- Contrólate y no te muerdas las uñas

Cuando decíamos en el anterior punto que deberías evitar comer con el retenedor puesto, nos estamos refiriendo a no comer nada, incluidas tus uñas 😉 Así que si tienes este feo hábito, debes procurar controlarlo cuando tengas este aparato puesto, ¡que no se te pase por la cabeza quitarlo para morder las uñas!

El motivo es sencillo: al morderte las uñas puedes deformar o incluso romper el retenedor, especialmente si se realiza este gesto por inercia.

5.- Limpia tu aparato correctamente

Cuando te dispongas a limpiar tu aparato retenedor removible no debes recurrir a la pasta de dientes, ya que los retenedores suelen estar elaborados con un material que puede verse afectado por la capacidad abrasiva de la pasta.

Además, los dentífricos generan microporosidades que harán que el retenedor termine cogiendo mal olor y mala textura.

La manera ideal de limpiarlo es quitarlo suavemente y después lavarlo con agua fría y jabón neutro. Lávalo con tus manos, acláralo con abundante agua y sécalo perfectamente antes de guardarlo en su caja o de volver a ponerlo.

 

Y cómo no, ante cualquier sensación rara que notes en tu retenedor, acude a nuestra clínica dental. Como expertos en tratamientos de ortodoncia invisible en Lavapiés y de su posterior mantenimiento, te ayudaremos ante cualquier problema que pueda surgirte con este aparato tan necesario para alcanzar el resultado deseado.

 

 

ajgoldentadm
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies